El Concurso Express: ¿Cómo cerrar mi empresa de manera rápida y económica?

Todo empresario a lo largo de su vida profesional ha tenido que dar por finalizado un proyecto para a empezar con otro. La Ley establece un mecanismo para los empresarios – el concurso exprés o concurso de acreedores express – cuando la empresa se encuentra en una situación de insolvencia que hace difícil que pueda remontar y reanudar su actividad normal.

A continuación, te explicaremos en este artículo está modalidad de concurso de acreedores, denominado concurso exprés.  Siendo la mejor, en ocasión, única opción que tiene el empresario para cerrar su empresa.

Si una empresa se encuentra en la posición de no tener suficiente masa activa para satisfacer acreedores y costearse un concurso de acreedores ordinario, es posible que la mejor opción sea acudir al concurso de acreedores express.

¿Qué es el Concurso Express?

El concurso exprés, como es hemos mencionado, es una modalidad de concurso que se caracteriza por carácter sumario, económico y práctico para el empresario.

El concurso exprés, se da cuando  la empresa no tiene suficiente masa activa para satisfacer acreedores. Es decir, sus bienes y derechos son insuficientes para atender a sus deudas.

A modo de ejemplo, para una mayor compresión. Cuando la masa activa, (inmuebles, maquinaría o dinero en bancos y caja o clientes) prácticamente no existiera o fuese muy reducido para atender tus deudas.

Viene regulado en art. 170 del actual Texto Refundido de la Ley Concursal introduciendo esta posibilidad de acudir a un procedimiento concursal corto, económico y más eficaz.

La ley habilita al Juez para acordar la conclusión por insuficiencia de masa en el mismo auto de apertura del concurso, facilitando la extinción inmediata de la sociedad sin necesidad de nombrar Administrador Concursal ni de realizar una liquidación de bienes.

Requisitos:

  • El juez debe apreciar que la falta de masa activa será presumiblemente insuficiente para hacer frente a los gastos del procedimiento concursal.
  • Que no sea previsible el ejercicio de acciones de reintegración o de responsabilidad de terceros.
  • Que no sea previsible la calificación del concurso como culpable.

Proceso del Concurso exprés

Lo primero que debemos plantearnos es: cuándo debemos presentar concurso de acreedor. Precisar que las circunstancias para su presentación, son las mismas para cualquier modalidad de concurso de acreedores. En este artículo, se explica muy bien cuándo presentar concurso de acreedores. Haz clic aquí.

Plazo para presentar el concurso exprés

La ley establece el plazo de 2 dos meses para presentar el concurso exprés desde que hubiera conocido o debería haber conocido el estado de insolvencia de la empresa.

 El artículo 365 Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital y así cita:

 “Los administradores deberán convocar la junta general en el plazo de dos meses para que adopte el acuerdo de disolución o, si la sociedad fuera insolvente, ésta inste el concurso.”

Y el artículo 5 del Texto Refundido de la Ley Concursal establece:

El deudor deberá solicitar la declaración de concurso dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que hubiera conocido o debido conocer el estado de insolvencia actual.

¿Qué documentación necesitamos para presentar el concurso?

Para solicitar el concurso exprés, se deberá aportar la siguiente documentación que pruebe la concurrencia de éstos:

  • Listado de acreedores y cuantía de las deudas
  • Escrituras sociales (si es una sociedad)
  • Inventario de bienes y derechos
  • Documentación económica (cuentas anuales, historial jurídico y económico de la empresa…)

Una vez presentada la solicitud ante el Juzgado de lo Mercantil correspondiente, será el juez quien determine si hay buena fe por parte del administrador de la sociedad y si la información aportada es suficiente para acudir a esta modalidad concursal.

En caso afirmativo, se dictará auto de conclusión del procedimiento, y una vez sea firme, se completará la extinción de la sociedad y el administrador habrá cumplido sus obligaciones legales, eximiéndole de responsabilidades futuras contra su persona.

Finalmente, el procedimiento termina con la declaración y conclusión del concurso en el Boletín Oficial del Estado

De este modo, el concurso de Acreedores Express aparece como una solución rápida, efectiva y sin costes para pequeñas y medianas empresas en crisis, evitando un procedimiento judicial que prolongue la agonía del cierre para la sociedad. Sin embargo, es importante contar con profesionales que nos asesoren durante el trámite, y que recojan y aporten la información necesaria para evitar un procedimiento largo y costoso.

Completa nuestro formulario para obtener tu informe y saber si puedes o no acogerte al concurso exprés.